– 70 g de almendra molida o harina de almendra
– 125 g de azúcar glas
– 50 ml de claras de huevo
– 1/2 cucharadita de azúcar vainillado
– colorantes alimentarios

Mezcla la almendra molida con el azúcar glas y lo tamizas. Reserva.

Monta las claras y cuando empiecen a espumar añade el azúcar vainillado espolvoreándolo- las claras para unos buenos macarons tienen que haber perdido humedad y esto se consigue dejándolas “envejecer”. Para ello las puedes dejar varios días en el frigorífico o bien un día en la nevera y unas horas a temperatura ambiente(cuidado ahora en verano).  Añade el colorante a medio batido. Sigue montándolas hasta que tengan punto firme-como de merengue, déjalo bastante fuerte porque al mezclarlo luego siempre se baja un poco.

Una vez montadas añade la mezcla anterior de azúcar glas y almendra, previamente lo tamizas nuevamente. Lo añades en varias tandas y con movimientos envolventes, cuidando de no bajar mucho la mezcla al principio.

Al tener la mezcla lista, en una bandeja de horno pon una lámina de silicona, Silpat o similar- es importante que sea de silicona ya que es más gruesa y no se deforma con el calor como sucede con el papel de hornear.

Para hacer los macarons usaremos una manga y una boquilla lisa de entre 1,5- 2 cm.
Presiona la boquilla sobre el Silpat y aprieta un poco, soltando cuando tengas el macaron hecho y que será de unos 2- 2,5 cm aproximadamente.

Una vez formados deja reposar la masa al menos una hora a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 150º.

Introducimos la bandeja con calor arriba-abajo nivel 3 durante 12 minutos aproximadamente

Los sacamos del horno y dejamos enfriar completamente en la bandeja.

Una vez fríos los sacamos con mucho cuidado de la bandeja-deben despegarse perfectamente y sin problemas.

Para rellenar los macarons lo haremos con una manga poniendo el relleno en medio. Ponemos la tapa y presionamos mínimamente-mucho cuidado porque son muy delicados y se rompen.

Para el ganaché de chocolate:

– 100 g chocolate de cobertura
– 75 ml de nata 35% m.g.
– 1 cucharadita de mantequilla

Preparación:

Poner la nata y el chocolate troceado en un cazo y llevar a ebullición a fuego lento. Remover todo el tiempo.

Saca del fuego y añadir la mantequilla, mezclar bien.

Dejar enfriar.