Ingredientes:
500 ml. de leche entera
250 ml. de nata de montar
6 yemas de huevo
200 gr. de azúcar
1 vaina de vainilla

Corta la vaina de vainilla por la mitad a lo largo, raspar las semillas con cuidado.
Pon en una cazuela la leche, la nata y las semillas de vainilla. Pon a fuego alto hasta que hierva, luego a fuego muy bajo unos minutos para que infusione y agarre sabor.
Bate las yemas con el azúcar unos minutos, añade a la cezuela y mezclar con cuidado y sin parar.
Manten a fuego bajo y remueve, sin que llegue a hervir para que no se corte.
Enfria la mezcla y ponel en el congelador, bate cada media hora durante tres horas para romper los cristales de hielo que se van formando.